Esta claro que la autonomía en la batería es el principal dolor de cabeza para los fabricantes y los usuarios de smartphones. Nuestros móviles son cada vez más avanzados, pero la tecnología de la batería sigue estando un paso por detrás.

Android-Battery-Life

En la actualidad, la mayoría de móviles integran baterías de litio, un sistema que ya no presenta el clásico problema de “memoria”, por el que debíamos esperar a que se agotara completamente antes de volver a recargarla. Sin embargo, aunque ya no son tan rudimentarias como hace unos años, tienen que alimentar muchos componentes y conexiones, y es habitual que el nivel disminuya de forma drástica si usamos el móvil muy a menudo. En este artículo vamos a dar algunos trucos para que puedas estirar al máximo la vida de la batería de tu smartphone con Android.

1. Pantalla, el enemigo de la batería

Es la pieza que más energía consume y si no te lo crees entra en el menú Batería de tu móvil Android y verás que la pantalla siempre aparece la primera. No podemos apagar la pantalla, pero sí que podemos ajustar algunos parámetros para que consuma lo mínimo imprescindible:

Ajusta el brillo de forma manual: la función de brillo automático es muy práctica porque nos olvidamos de ajustarlo, pero normalmente suele estar por encima de lo que necesitamos y consume más batería. Lo mejor es ajustar un nivel bajo en el que veamos el contenido correctamente y subirlo solamente cuando sea necesario.
Acorta el tiempo de espera: Por defecto, las mayoría de móviles Android están configurados para que la pantalla se apague tras 30 segundos de inactividad, pero es posible reducir ese tiempo a 15 segundos.

Usa un fondo de pantalla negro: Este truco sólo es efectivo si tu móvil tiene una pantalla AMOLED, como la mayoría de teléfonos Samsung. Esta tecnología apaga totalmente los píxeles negros y así reduce el consumo.

2. Desactiva lo que no necesites

Es de sentido común, pero muchas veces se nos olvida desactivar algunas conexiones y otras funciones. Por ejemplo, apaga la red móvil y conéctate mediante WiFi siempre que puedas, no dejes conectado el Bluetooth, apaga la localización cuando no la estés usando… Asímismo, también es recomendable desconectar la vibración y la respuesta háptica del teclado, sobre todo si chateas muy a menudo.

3. Cuidado con los widgets

Los widgets son uno de los atractivos que ofrece Android frente a iOS, que sólo muestra los iconos de las apps en la pantalla de inicio. Pero estas mini-aplicaciones repletas de información útil también tienen un lado oscuro, y es que elevan el consumo de batería de nuestro móvil porque están en constante funcionamiento. Instala solamente los widgets que necesites y comprueba que no estén drenando tu batería.

4. Mantén las apps actualizadas

Los desarrolladores de aplicaciones van lanzando nuevas versiones de forma periódica con las que introducen novedades y solucionan fallos, entre los que podemos encontrar la autonomía. Si mantenemos las apps actualizadas hay menos posibilidades de que una de ellas esté consumiendo más batería de lo normal.

5. Usa el modo de ahorro de batería

Android 5.0 Lollipop y versiones anteriores cuentan con un modo de ahorro de batería integrado que reduce el rendimiento y limita algunas funciones para que no se agote tan rápido. Si tu móvil ya tiene Android 6.0 Marshmallow, el modo Doze consigue multiplicar la autonomía ya que reduce la actividad en segundo plano cuando el móvil está en modo reposo.

via: tusequipos.com